Fomentar el vínculo durante el paseo

En este articulo quiero hablarte de porqué es tan importante el vínculo. Concretamente durante los paseos. No olvides que es importante en todos los aspectos de la vida del perro, pero hoy me quiero centrar en los paseos y cómo poder fomentarlo.

¿Qué es el vínculo?

RAE: es la unión o atadura de una persona o cosa con otra.

Y no lo podía haber descrito mejor. El tipo de unión o relación que tienes con tu perro es algo que marcará muchísimo vuestra convivencia y que NUNCA debes pasar por alto.

Antes de ponerse a entrenar cualquier cosa o hacer una modificación de conducta es fundamental saber cómo es la relación de esa persona con su perro y trabajar en ella si es necesario de manera prioritaria.

Como cualquier individuo social, si no hay un cierto confort que le permita mostrar conductas naturales y sentirse desinhibido, el aprendizaje estará muy limitado y sujeto a la presencia o no de esa persona.

¿Por qué trabajarlo toda la vida?

Igual que una relación de amistad, familia, pareja… hay que cuidarla para que se sostenga, en la relación con tu perro pasa igual.

Quizás no es un tipo de relación tan compleja como las que son entre humanos, pero no por eso deja de ser importante cultivarla y saber con el paso del tiempo lo que va cambiando en cada individuo implicado.

La vida de un perro no es lineal. A veces creemos que sí, pero también pueden tener épocas más o menos buenas. Por ejemplo:

  • Después de una mudanza, aumento de la familia, etc. muchos perros suelen necesitar pasar un tiempo de adaptación
  • Cambios en la salud
  • Después de una lesión o cirugía
  • Al crecer o hacerse mayores
  • Cambios en el entorno
  • Aparición de problemas de conducta
  • Experiencias negativas o traumáticas
  • Etc.

Todos estos cambios son muy importantes para ellos y van a agradecer tener un apoyo emocional. Igual que tu te apoyas en tu pareja, hermana, amiga…

Si el vínculo se fomenta en todo lo que haces en tu día a día, le tienes en cuenta como uno más de la casa y le conoces al 100% créeme que cuando haya momentos más complicados para uno de los dos (o ambos) te será muchísimo más fácil de sobrellevar.

Te pongo un ejemplo práctico:

Vas paseando un día y tienes la mala suerte de que suena un ruido muy estridente y tu perro se asusta mucho. En el caso de que haya un buen vínculo tu perro será capaz de recuperarse mucho mejor de ello ya que tendrá la tranquilidad de que va con su base segura (tu). Muy probablemente recurra a ti como diciendo «¿pero esto que es? Ayúdame». Y cogerás y lo harás. A partir de ese momento sabrás que tu perro tiene miedo a ruidos fuertes y si es oportuno te pondrás manos a la obra a trabajar ese miedo.

Si por el contrario no hubiese ningún vínculo el perro no sabría qué hacer ante esa situación y buscaría su manera de sobre llevarlo. Pudiendo huir, agredir, entrar en pánico o bloqueo… todas estas posibilidades tienen un coste emocional para el perro mucho mayor además de que para el perro puede ser percibido como una experiencia traumática y desencadenarse problemas de conducta mayores.

¿Qué hacer en el paseo que pueda fomentarlo?

No creas que tienes que hacer virguerías o muchos ejercicios concretos. Para nada. El secreto está en los detalles, la convivencia, esos pequeños momentos que dan la vida. Compara con las relaciones humanas. ¿Qué es lo que hace que una relación de amistad se vaya consolidando? Ir viéndose, charlar, reír… no hace falta hacer un viaje a la otra punta del mundo.

  • Estate pendiente de lo que te pide. No me refiero a que tu perro se convierta en un demandante en toda regla. Sino a que si ves que pide ayuda porque no se siente cómodo, se siente invadido, etc. Le respetes y le ayudes. Eso de «que se apañe» «entre ellos se entienden» «deja que se haga más fuerte él solo». Casi siempre acaba en problemas de conducta y en un deterioro del vínculo con la persona.
  • Haz actividades que ambos disfrutéis. Descubrir lugares nuevos, jugar, excursiones, deporte, entrenar, ir a clases… Todo eso hará que los paseos cojan un valor mucho mayor.
  • Si tienes más de un perro, dedica tiempo en exclusiva para cada uno. Tu atención no puede dividirse, por mucho que lo intentes. Y es importante que cada uno tenga su momento exclusivo contigo.
  • Habilidades que fomenten el vínculo y la confianza. Ponerse debajo de las piernas, fomentar los acercamientos hacia ti, la llamada, contacto visual… todo lo que implique un contacto o interacción hacia ti ayudará a que tu perro vea que estar contigo equivale a experiencias positivas y divertidas.
  • Entrenar y aprender cosas nuevas juntos. El proceso de aprendizaje es algo muy bonito y que si se convierte en una actividad más y no en una obligación ayudará muchísimo a que vuestro entendimiento sea mucho mayor.

En resumen,

Espero haberte transmitido la importancia de que una buena relación con tu perro te ayudará mucho más de lo que crees en aquellos aspectos que necesitéis trabajar. No quiere decir que si hay un buen vínculo no habrá problemas de conducta, pero sí que será mucho más fácil de sobre llevar o superar.

Espero que te haya resultado igual de interesante que a mi este post, déjame tus dudas u opiniones aquí en comentarios. ¡Te leo!

¡Un abrazo enorme y hasta la semana que viene!

COMPARTE :

Twitter
Telegram
WhatsApp

10 Claves para vivir mejor con tu perro, conectando hasta la esencia

Las 10 Claves para vivir con tu perro conectando hasta la Esencia, teniendo la vida que realmente queréis.

Te puede interesar

Cómo te puedo ayudar

>