Nuevas rutinas y actividades

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Al poder pasar más tiempo en la calle, seguro que has empezado a estar más activa… es genial, y necesario. Pero no hay que olvidar que tu perro necesita adaptarse. Igual que tú el primer día no te puedes ir a correr igual que lo hacías antes, tu perro tampoco. Tanto por su condición física como mental.

El volver a hacer deporte, caminatas, etc. debe ser progresivo.

Los perros necesitan una previsibilidad en sus rutinas para favorecer su bienestar emocional.

Deporte

Si quieres empezar a hacer un deporte, genial. Pero no lo hagas repentino. Empieza a coger fondo y ritmo. Haz una preparación física para ambos.

Los perros tienen una condición física mayor que la nuestra, pero eso no significa que sus articulaciones no sufran, no necesiten calentar o entrenar o no tengan agujetas.

A parte de lo físico, también tienes que tener en cuenta:

  • Material de paseo deportivo adecuado. Usa arneses especiales para el deporte que vayas a hacer y correa de al menos más de 2 metros. Y asegúrate de que a tu perro le es cómodo (no le roza, le permite libertad de movimiento…).
  • Fomenta y vigila su estado emocional. No es conveniente que se altere en exceso (podría provocar picos de estrés/actividad), sino el ejercicio ya no sería beneficioso. Y cuidado con el entorno: bicis, caminantes, otros perros… da espacio para que no haya tensiones.
  • Cuidado con las temperaturas. A más de 18ºC ya hay riesgo de golpes de calor en perros. Empieza a hacer calor por lo que seguramente te toque madrugar un poco o salir a última hora del día.

Otras actividades

Vayas a hacer la actividad que sea, piensa antes si realmente le va a ir bien a tu perro. ¿La va a disfrutar? ¿La haces por ti o por él?

Si es que sí, adapta y planifica para que ambos lo disfrutéis al máximo.

Si quieres ir a la montaña después de tantos días, lleva por si acaso una correa larga, muchos premios y busca un buen horario.

Si quieres volver a lugares concurridos observa mucho su lenguaje y dale mucha caña a los ejercicios base.

Y así con todo, piensa que tu perro lleva mucho tiempo haciendo cada día lo mismo: pasear por las mismas zonas atado y poco más. Puede pasar que retomar algunas actividades le hagan venirse arriba en algunos momentos.

Mantén unas rutinas

Que ahora todos los miembros de casa (o casi) podáis salir es genial. Pero no significa que tu perro tenga que salir también siempre.

No saber cuándo va a salir, ni con quién, ni para hacer qué puede acabar generándole estrés y mayor actividad por no tener previsibilidad.

Puedes aprovechar para empezar unas rutinas de soledad. Puede quedarse solo 30 minutos al día y así ir volviendo a acostumbrarse para cuando vuelva la situación 100% normal.

En resumen,

  • No olvides seguir compartiendo momentos de relax absoluto, ya sea durante los paseos o en casa.
  • Aunque puedas salir más, tu perro sigue necesitando ratos de calidad y exclusivos contigo: entrenos, juegos, mimos…
  • También sigue necesitando ratos de independencia y ratos en familia.
  • Y no olvides dejarle descansar mucho.

No hace falta que cada día sea exactamente la misma rutina. Pero sí debe ser coherente.

EQUILIBRIO + EMPATÍA

¡Nos vemos muy prontito, un besazo y ánimo!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro