La importancia de saber desconectar

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Seguro que durante este confinamiento has aprovechado para entrenar y practicar aquellos ejercicios que siempre habías querido hacer con tu compi.

Seguro que también has aprovechado para hacer juegos nuevos y probar nuevas actividades en casa.

¿A que si?

Te dejo por aquí algunos aspectos generales que te irán súper bien para evitar que tu perro se pase de vueltas y cuando tengas que volver a tu rutina habitual no le suponga un problema.

El estado emocional debe primar siempre por encima de todo. Los entrenos no tienen que convertirse en un momento de estrés o de frustración ni los post-entrenos en demandas de atención o exceso de actividad.

Conexión y desconexión

Es importantísimo que marques muy bien el inicio y el fin de los entrenos o actividades que hagas. Sobre todo si tu perro es un flipado o si la actividad es muy intensa (mental o físicamente).

  • INICIO: di la palabra de inicio y acto seguido empieza con la actividad y a darle atención plena a tu perro. La finalidad es que al oír esa palabra venga corriendo hacia ti a ver qué le propones hacer. Esto ayudará a que tu perro no este pendiente de cuándo va a entrenar y cuando no, fomentando así su calma y evitando demandas de atención.
  • FINAL: di la palabra de finalización y deja totalmente de hacer el ejercicio. No refuerzes ningún tipo de demanda de atención, puedes seguir paseando tranquilamente (si estabas en la calle) o ponerte a hacer tus cosas (si estás en casa). También puedes hacer un olfateo (si le relaja) o dejarlo en el transportín para que desconecte del todo y entienda que después de esa palabra no hay que hacer nada. A cada perro le irá mejor una cosa u otra.

Durante el desarrollo del entreno puede (y debe) haber pausas y otras palabras de finalización. Pero la final debe ser diferente para que no se confunda.

INICIO – desarrollo del entreno – FINAL

Equilibrio

Tampoco quieras hacerlo todo en tan poco tiempo. Si antes no entrenabais tanto sé progresivo. Piensa que en unas semanas volverás a tu normalidad y seguramente no podrás dedicar tanto tiempo como ahora.

Te recomiendo mucho que te hagas una planificación de lo que quieres entrenar. Hazte una lista con lo que quieres y repártelo durante la semana. Piensa qué es lo que le va mejor a tu perro: entrenos por las mañanas, durante los paseos, por las tardes… Busca el mejor momento.

Y por supuesto, ¡no olvides dejar días de descanso!

De esta forma podrás tener un control de los avances, los puntos débiles y podrás modificar con mucha más facilidad en caso de que algo vaya mal.

Descanso

Al estar tan motivados (tú y tu perro) y tener más tiempo, es fácil pasarse toda una mañana haciendo ejercicios o juegos.

Está bien. Pero no olvides que los perros descansan muchas más horas al día de las que están despiertos.

Si tu perro se acostumbra a estar todo el día activo puede ser un problema cuando tengas que volver a estar fuera de casa 7 horas y solo puedas dedicar 1-2 horas al día.

Además, al estar trabajando más mentalmente (y quizás también físicamente) tu perro va a necesitar más descanso. Acuérdate que el trabajo mental es mucho más agotador que el físico.

Para asimilar todos los aprendizajes nuevos el descanso y las pausas durante entrenos son fundamentales.

En resumen,

Haz que el propio entreno sea un aprendizaje de gestión de la frustración y estabilidad emocional. A veces menos es más.

Mucho cuidado con venirse arriba, sé coherente y piensa en las semanas próximas. Preparale para todo lo que pueda venir.

Espero que te haya servido y que ya lo estés teniendo en cuenta.

Como siempre, cualquier cosa puedes dejar un comentario o contactar con nosotras. Un abrazo enorme!!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro