Las calles se llenan otra vez… ¿cómo lo gestiono?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Pues sí, las calles se han vuelto a llenar de estímulos casi de un día para otro. Y de repente hay que “vigilar” de nuevo lo que nos rodea.

¿Cómo lo lleva tu perrete? ¿Y tú? Te dejo por aquí unos cuantos consejos para que te puedas manejar mejor.

Son ejercicios generales, no tratan el problema específico que pueda tener tu perro sino que son para asentar unas primeras bases antes de tratar el problema en concreto. Para trabajar ese problema (si es que lo tienes) contacta con tu educador de confianza para que te guíe según las necesidades de tu perro.

Foco

Básicamente que al oír su nombre se giren sin pensárselo para ver qué queremos.

Su nombre siempre debe equivaler a cosas positivas: comida, juego, juguetes, buenas palabras, salir de sitios incómodos, etc. Y nunca deberías usar su nombre para reñirle o castigarle sino, normal que a veces te haga caso y otras no. El valor de su nombre no está claro, así que tu perro pasa a fijarse en otras cosas como tu tono y tus gestos.

Conseguir que tu perro te preste atención pase lo que pase delante te va a ayudar en muchos aspectos de la convivencia:

  • Si captas su atención aunque delante haya ese perro al que le tiene manía evitarás que se focalize excesivamente en él y su tensión se reducirá. No significa que no vaya a reaccionar, pero las probabilidades disminuirán.
  • Seguro que hay contextos en los que tu perro no estará preparado para “enfrentarse” a ese estímulo pero es inevitable tener que pasar por delante. En estos momentos, un buen foco hacia ti puede ayudar a evitar que vea dicho estímulo. Si no puedes trabajar en ese momento, evita las malas experiencias a toda costa para que el problema no vaya en aumento.
  • Puede ser que después de muchas repeticiones tu perro empiece a mirarte por si solo cuando vea ese estímulo que le genera conflicto. Eso es genial, ya que te estará pidiendo ayuda en lugar de decidir por si mismo ladrar o tirar como un loco. Es una muy buena señal de base segura.

Distancias

Es importantísimo que tu perro tenga el espacio que él necesite para poder gestionar los estímulos. Aquí te toca a ti observar mucho y entender su lenguaje, para saber si está cómodo o no.

No hay prisa por acercarse, con el tiempo y el trabajo ya irás disminuyendo distancias.

Tu perro tiene que ver el estímulo y seguir siendo capaz de escucharte y haciendo lo que le pidas. Es decir, que su parte racional siga “en funcionamiento”. Si te acercas demasiado, pasará que dejará de escucharte y por mucho que lo llames, será incapaz de escucharte. ¿Te suena?

Al final se trata de encontrar esa distancia que tu perro es capaz de tolerar. De esta forma, cuando te encuentres esos estímulos en la calle sabrás mucho mejor donde colocarte. Además, también te servirá para saber en qué punto empezaste y ver mucho mejor los avances (¡y mantenerte motivada!)

Herramientas de paseo

Son eso, herramientas. Una herramienta se suele usar para ayudarnos a hacer algo mejor. Pues con el material de paseo debe ser igual.

Por eso, no te recomiendo para nada el uso de materiales que inflijan cualquier tipo de dolor o molestia. No solo te hablo de esos que están creados para eso en concreto. Puede que haya tipos de arneses, collares, correas o bozales que a tu perro en concreto le pueden resultar molestos por el motivo que sea. Igual que a alguien le hacen daño unos zapatos y a otra persona no.

Si a tu perro le da miedo determinado elemento, tiene o ha tenido una mala experiencia y además recibe daño físico cuando este elemento aparece, la asociación es fatal. Ya no solo percibirá el propio miedo de ese elemento sino que también lo habrá relacionado con dolor físico.

Por otro lado, es fundamental que el material de paseo esté bien positivizado. Es decir, que llevarlo no le suponga a tu perro un problema añadido. Si tu perro tiene miedo al bozal, se lo pones y te vas a la calle ya saldrá incómodo y mucho más susceptible.

Llamada y redirecciones

Tener una buena llamada es importantísimo para todos los perros, con problemas o no. Pero para aquellos que los tienen es primordial.

Te ayudará en varios sentidos:

  • Si tu perro va suelto, podrás seguir jugando con las distancias llamando a tu perro y alejándote más o menos.
  • Será más fácil controlar la situación. Si tu perro viene tú decides si lo atas, simplemente te alejas o le pides que se espere mientras gestionas el estímulo.
  • Habrá más seguridad. Podrás evitar muchos escapes o encontronazos.
  • Potenciarás la base segura. Si tu perro viene a ti cuando se le presenta un conflicto entenderá que si te pide ayuda el coste emocional para él puede ser mucho menor.

Calma

Hay una gran diferencia entre que tu perro se altere en determinada situación pero luego sepa volver a la calma y que tu perro se altere por algo y se quede el resto del paseo excitado.

La excitación suele implicar poca previsibilidad y que todo lo que pase por delante sea susceptible a una reacción por parte de tu perro.

Como cuando sales de una acalorada discusión y lo pagas con el que tienes al lado. En situación normal seguramente no le contestarías mal ni te molestaría lo que te dice, pero tu estado nervioso y alerta te hace más susceptible.

Y por supuesto, la mayoría de paseos o tiempo de paseo deberían ser tranquilos. Ya que si tu perro entiende que la calle es un sitio de excitación irá mucho más predispuesto todo el tiempo a estar alerta, en cambio si va tranquilo, su manera de afrontar los conflictos que se le presenten será totalmente diferente.

En resumen,

Son ejercicios básicos que solemos proponer a casi todos los perros, con problemas o no. Pero por supuesto siempre va acompañado de una terapia de modificación de conducta si el caso lo requiere.

Esto ya es un trabajo individualizado que tu educador de confianza te indicará.

Espero que os haya servido de ayuda y os ayude en el mayor número de situaciones cotidianas posibles. ¡A currar!

¡Nos vemos muy prontito, un besazo y ánimo!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro