La nueva normalidad

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Después de tantas semanas de confinamiento, con las salidas muy restringidas empezamos a poder salir a pasear. Es una muy buena noticia y tenemos que saber aprovechar y adaptarnos a las necesidades de nuestro perro.

Aquí tienes una serie de consejos y aspectos a tener en cuenta para evitar problemas después de la calma de las calles que ha habido durante en confinamiento.

Rutinas

Es importante que mantengas una rutina lo más estable posible y la modifiques progresivamente (si es lo que necesitas). El hecho de poder salir más no tiene que significar que cambies repentinamente las horas o las actividades que solías hacer.

Si tienes que volver al trabajo en breves, empieza ya a dar los paseos en las horas que luego podrás para que no sea un cambio tan repentino (si se ajusta a los horarios permitidos).

Si por el motivo que sea tienes que cambiar totalmente tu rutina (volver al trabajo, responsabilidades varias…) intenta pedir ayuda de alguien de casa para hacerlo lo más llevadero posible para tu perro hasta que se acostumbre.

Recuerda que son animales rutinarios, y les ayuda mucho saber qué van a hacer y cuándo para estar más tranquilos.

Estimulación

Las calles se han vuelto a llenar y por tanto tu perro va a empezar a recibir estímulos de todo tipo (niños, bicis, corredores, gente que pasea…). Esto lo tienes que tener en cuenta a la hora de hacer actividades en casa de estimulación.

Algo que seguro te irá bien es hacer ejercicios que potencien la calma por encima de todo. Puedes seguir haciendo el enriquecimiento que hacías, siempre y cuando no le suponga una carga mental extra y sepa cuando empieza y cuando acaba el ejercicio. (Conexión – desconexión).

Al tener que gestionar más estímulos en la calle pueden necesitar más descanso en casa.

En la calle

Tuviera o no tu perro un problema en la calle previamente, puede ser que le llamen mucho más la atención los estímulos que se encuentre.

Es importante que no expongas a tu perro a todo de golpe. Ve acercándote progresivamente para que se vuelva a acostumbrar. Recuerda observar mucho su lenguaje para saber si está cómodo o no.

Aquí tienen una gran importancia las famosas bases de las que siempre hablamos: autocontrol, gestión de la frustración, redirecciones, foco, llamada, vínculo contigo… Es el momento de ponerlas en práctica en situaciones reales.

Que de un día para otro tu perro tenga que gestionar tantos elementos no es positivo, así que juega mucho con las distancias y las zonas de paseo. Sé progresivo.

Soledad

Quizás el momento de volver a trabajar se acerca. Por lo que ahora más que nunca tienes que seguir fomentando la independencia de tu perro para que luego no haya problemas.

Puedes proponerle esos ejercicios en las horas que luego se quedará solo y dejar una cámara grabando para luego observar cómo lo gestiona.

Es importante que esté 100% solo (en una habitación, en un transportín, pequeños ratos mientras salimos a hacer la compra…) aunque no haya necesidad real de dejarle solo.

Por supuesto, si tu perro tiene un problema relacionado con la soledad grave, contacta con tu educador para que haga un plan específico para tu caso.

Tus emociones

Sí, tus emociones. Juegan un papel muy importante en la adaptación de tu perro al nuevo entorno.

Es un momento de mucha inestabilidad, cada semana es diferente y no se sabe qué va a pasar. Es una constante adaptación. Y por tanto, a tu perro le pasa igual.

Después de semanas en las que no tenías que estar pendiente de casi nada en la calle la situación cambia. Niños, bicicletas, corredores, gente paseando… ¿Verdad que te ha costado un poco? ¿Te has sentido abrumado en algún momento? Pues a tu perro le pasa igual, con la diferencia de que él no entiende el motivo.

Intenta pasear por lugares que a ti no te agobien para ayudar a tu perro a gestionar mejor lo que se pueda encontrar. Si tú mismo te pones nervioso, eso será lo que tu perro percibirá.

Ten paciencia y sé progresivo con tu perro y contigo mismo.

En resumen,

PACIENCIA, PROGRESIÓN, EQUILIBRIO Y TRABAJO.

No te relajes, es momento de llevar el trabajo de estas semanas al siguiente nivel y ponerlo en práctica al máximo.

Ver los estímulos urbanos como elementos con los que trabajar te ayudará a mantenerte motivado para seguir currando.

Trabaja duro, pero sin olvidar que tu perro sigue siendo perro. Busca el equilibrio entre trabajo y descanso.

Espero que la nueva normalidad os vaya genial, a ti y tu perro. Cualquier cosa, como siempre estamos detrás. ¡Hasta pronto!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro