La llegada de la primavera

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Conforme pasan las semanas, vamos avanzando en las fases de desconfinamiento. Ahora mismo, acabamos de poder empezar a salir a pasear, hacer deporte, etc. durante más tiempo y en lugares “nuevos” como montaña, campo y zonas verdes varias.

Seguro que te has escapado a dar un buen paseo con tu perrete y qué decir… ¡a disfrutarlo! Pero no olvides que estamos en plena primavera y es momento de bichitos, espigas, etc.

Durante estas semanas los trabajos de jardinería, mantenimiento… han parado, por lo que muchas zonas verdes están asalvajadas. Mientras se ponen al día, vigila mucho por donde paseas, evitando las espigas, ortigas u otras plantas que puedan dañar a tu perro.

Espigas

Es muy fácil que entren por mucosas o se escondan entre las patas, sobre todo con perros de mucho pelo y largo.

Es importante vigilar que no se claven ni entren a los oídos o nariz ya que podrían causar daños si no se detectan rápido.

Por eso en lugar de meterte campo a través, puedes optar por ir a algun campo abierto con la hierba más corta, a la montaña o hacer rutas por caminos de tierra sin salirse de ellos.

También puedes dar paseos urbanos más largos de lo normal, descubrir barrios nuevos y trabajar otro tipo de cosas como la calma, la socialización o el foco contigo.

Fuente: google

Parásitos externos e internos

Fuente: google

Están en auge, y por todas partes prácticamente. Sobre todo suelen estar en zonas de flora muy abundante y con altas temperaturas. También en lugares cálidos y húmedos como ríos o lagos. Pero no te fíes.

Por eso es importante que lleves al día el programa de desparasitación tanto interna (pastillas, vacunas…) como externa (collares y/o pipetas) para poder prevenir en caso de que surgiera alguna enfermedad.

Fuente: google

Y por supuesto, es fundamental que revises el cuerpo de tu perro muy frecuentemente. Los antiparasitarios no son 100% efectivos y siempre se puede colar alguna garrapata o pulga.

Una buena revisión diaria sobre todo entre almohadillas, axilas, orejas y patas evitará podrá evitarte encontrarte a tu perro plagado de repente un día o que esté que no se aguante más del picor.

Manipulaciones

Para todo esto, estaría muy bien que la manipulación no sea ningún problema para tu perro. Y mejor aún si significa calma y rato de mimos.

Si es el caso, puedes aprovechar para convertir el rato post-paseo en la vuelta a la calma (para ambos) y vuestro ratito exclusivo juntos.

Si a tu perro le cuesta eso de que le trasteen el cuerpo, empieza muy poco a poco. Tócale superficialmente de manera tranquila y hazle ver (con tus gestos y tu energía) que no va a pasar nada. Puedes hacerlo varias veces al día, verás como si le respetas sus tiempos y su espacio acabará disfrutando de las caricias mucho más.

OBSERVACIÓN Y CALMA

En resumen,

No se trata de emparanoiarse sino de vigilar un poco más de lo normal y no sobre-exponer a tu perro a zonas de riesgo.

Pero la primavera es una muy buena época par dar paseos largos sin tener que preocuparse tanto como en verano de las temperaturas.

Y ahora más que nunca, disfrutemos de ese paseo diario que podemos dar con nuestros compis.

Espero que te haya sido útil este post y que hayas aprendido algo.

¡Nos vemos muy prontito! 😘

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro