Perros pequeños

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


¿Cuantas veces habréis visto a perros pequeños que se lanzan a ladrar sin fin y los guías lo ignoran o les hace gracia?

Seguro que también habréis oído o incluso dicho, que los perros pequeños son unos diablillos o que están un poco “locos”.

Hoy te hablo sobre la importancia de entender que los perros pequeños también son perros y debemos tratarlos IGUAL.

Su mundo

Sí que es cierto, que al ser más pequeñines ven el mundo mucho más grande. Todo es mayor que ellos. Por eso suele pasar que tengan un carácter un pelín más inseguro, aunque no tiene por qué.

Es importante hacerle ver que lo que le rodea es lo normal y que no le va a pasar nada. Eso se traduce en:

  • Socialización
  • Experiencias postivas y neutras
  • Respeto de su espacio y tiempos

No te suena a nada “especial” para un perro pequeño, ¿verdad? Al final se trata de darle la misma importancia a su educación a un perro de 5 kilos y a uno de 25 kilos.

Su espacio

Son muchos los perros que se convierten en el juguete de la familia. Que si sube aquí, que si te pongo esta gorra, que si una foto… y los perros pequeños aún más.

Que sea pequeño y más manejable no significa que sea un objeto. Muchas veces no respetamos el espacio que ellos necesitan y al final acabamos teniendo perros que ladran ante cualquier tipo de acercamiento.

Primero intentaran hacerse entender con miradas, irse del lugar, etc. pero si no les funciona podrían empezar a gruñir, ladrar o morder.

Tanto si es un perro pequeño como grande, tenemos que saber leer su lenguaje y entender cuándo está cómodo y cuándo no. Y respetarlo.

Los ladridos

Otro temazo, es ver ladrar o gruñir a perros pequeños. A mucha gente le resulta gracioso e incluso animan al perro a seguir haciéndolo.

La mayoría de veces esos ladridos que tanta gracia hacen se dan cuando el perro se siente incómodo o amenazado por algo o alguien. Y en lugar de ayudar a que se sienta más cómodo o supere el miedo se le expone más y más sin control.

El perro lo está pasando mal, y no deberíamos pasarlo por alto porque sea pequeño y no haya riesgo de que pueda hacer daños graves. Quizás no puede hacerlos, pero su bienestar emocional está siendo afectado.

Las necesidades

También es muy común adoptar un perro pequeño pensando que así habrá que dedicarle menos tiempo. Error.

La dedicación que necesita un perro no tiene nada que ver con su tamaño. De hecho hay perros pequeños que tienen caña para días… jeje. Lo único que sí puede cambiar es la cantidad de comida a comprar, facilitar la logística en casa o viajes, el espacio… pero en cuanto al resto, el tamaño no es determinante.

Lo que te puede indicar si va a necesitar más actividad o menos, más visitas al veterinario, etc. es su genética, su carácter y su aprendizaje.

Todos los perros necesitan dar buenos paseos, jugar, hacer ejercicio físico, descansar, relacionarse, oler el suelo…

En resumen,

Los perros pequeños también pueden tener problemas de conducta y también deben ser tratados para mejorar su calidad de vida. No por que “molesten” menos debemos dejarlos pasar.

Solo son pequeños, pero siguen siendo perros. Hay que tratarlos como tal. No significa que los dejes en medio de 4 perros gigantes, se trata de que no lo sobre-protejas ni lo humanices.

Y como reflexión te lanzo algo… sigues creyendo que los perros pequeños “están locos” o “son diablillos”, o ¿es que la gente no los comprende/respeta y por tanto desarrollan esa manera de comunicarse (ladridos…)? ¡Te leo en comentarios!

¡Espero que te haya ayudado! Cuéntame, ¿convives con perros pequeños? ¿qué tal?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro