Perros activos o de trabajo

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


¿Sabes la diferencia entre perro activo y perro de trabajo? ¿En qué se diferencian? ¿Pueden vivir en cualquier tipo de familia? ¿Qué necesidades tienen?

Hoy te voy a hablar sobre lo que son y sus necesidades.

Perros activos vs. perros de trabajo

Los perros activos son aquellos perros que por genética o carácter tienen una necesidad de actividad mayor que la de otros perros.

Suelen necesitar más estimulación física y mental y pueden ser más propensos a desarrollar problemas de conducta debido a su excitación o problemas de frustración si no se trabajan desde el principio.

Los perros de trabajo están seleccionados genéticamente para desarrollar una actividad concreta. En el pasado eran trabajos de campo, caza, guarda, etc. Y ahora también se han sumado los trabajos deportivos.

Son perros que se seleccionan por su motivación por ese trabajo en concreto y su disfrute al hacerlo. Así es como en el pasado se crearon las razas.

Un perro activo no tiene porque ser de trabajo. Un perro de trabajo en cambio, sí es un perro activo. Y debe serlo, par poder dar el máximo en su disciplina.

¿Puedo tener un perro activo o de trabajo?

Sí. Siempre y cuando sepas cubrir las necesidades de manera adecuada y estés pendiente de trabajar aquello que sea necesario para ayudar en la buena convivencia.

Buenos paseos, ejercicio físico, estimulación mental, retos nuevos, etc. son lo que van a necesitar. Casi siempre van a requerir que les dediques más tiempo.

Por eso es importantísimo saber qué perro estás incorporando a la familia y ver si realmente te cuadra o no con tu estilo de vida. Fíjate en el carácter, tipo de raza, sus hermanos o padres, pregunta qué le gusta hacer y qué no… en lugar de ver solo si es bonito, pequeño o grande, de pelo largo o corto, etc. Sino, es cuando llegan las sorpresas o los problemas de conducta que no sabemos sobre llevar.

En el caso de los perros de trabajo, si ya sabes que no vas a trabajar o practicar un deporte con él, lo mejor es que no cojas un perro de esas características.

En resumen,

Los perros de estas características pueden vivir en casi cualquier tipo de vivienda y familia. Siempre y cuando se les de la caña que necesiten. Sino sí podrían empezar a desarrollar problemas de conducta derivados de no descargar toda la energía.

Hay que saber muy bien qué perro tenemos delante antes de incorporarlo a la familia.

Espero que te haya ayudado y te haya servido. ¿Convives con un perro muy activo o de trabajo? ¿Cómo lo llevas? ¡Te leo en comentarios!

¡Hasta la semana que viene!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro