Necesidades particulares de un paseo

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Los perros necesitan correr mucho al día, salir muchas veces a la montaña y cuanto más tiempo mejor. ¿Os suena?

Hoy te quiero hablar sobre qué es lo que debe incluir un buen paseo según el perro que tenemos delante.

Tu perro en particular

Tienes que conocer muy bien a tu compi para poder adaptar los paseos a sus necesidades. No todos necesitaran lo mismo, por mucho que lo más habitual sea oír lo que te he mencionado al principio del post.

Sin ir más lejos, un perro sénior no aguantará ese ritmo igual que uno de 2 años de edad.

A muchos os pasa que al volver de la montaña corriendo durante 2 horas el perro es incapaz de caer rendido en su cama y sigue pidiendo actividad, atención, juego e incluso pide salir al cabo de muy poco tiempo. ¿Te pasa a ti?

Fases de un paseo

Lo idóneo es que haya tres fases durante el paseo:

  • CALENTAMIENTO. Si vas a dar un paseo en el que va a haber estimulación física y mental es importante ir calentando motores. Por un lado para evitar lesiones, y por otro para evitar picos de excitación o estrés.
  • ACTIVIDAD. Durante el desarrollo de la actividad puedes “hacer lo que quieras” pero sabiendo en todo momento que en algun momento habrá que parar. Si a tu perro le cuesta mucho calmarse, quizás no te interese en determinados momentos hacer una actividad tan intensa.
  • VUELTA A LA CALMA. Es fundamental trabajarlo. Esto ayudará a que al llegar a casa ya esté mucho más bajo de revoluciones y no haya esos saltos y rebotes del sofá a las paredes durante 10 minutos.

A veces estas fases se hacen de forma inconsciente: salimos – vamos caminando hasta el camino de la montaña (atado) – corres suelto – volvemos a casa (también atado).

Pero muchas otras no, ya bien porque el monte está a pie de tu puerta, porque has ido en coche a un campo nuevo, etc. Ahí es donde más importancia cobran las tres fases del paseo.

Hacer especial hincapié en perros muy activos, muy demandantes o muy jóvenes.

Paseo y estrés

El paseo si o si implica estrés. Estímulos por todos lados, olores nuevos, relacionarse con perros, personas y entorno, hacer actividad, aprender, entrenar, jugar… Y si además hay algún problema de conducta como miedos, frustración, alta excitación, agresividad, etc. se añade al cupo.

Es labor tuya el regular cuánto, a qué intensidad y durante cuánto tiempo.

Por eso a veces es importantísimo no sobre cargar al perro de estímulos que tenga que gestionar. Por que es cuando llega a casa que puede liberarse de todo eso y desfogar la energía que ha ido acumulando durante el paseo.

Equilibrio

Con todo esto me refiero a que no se trata de que salgáis muy poco para que el perro no se estrese y meterlo en una burbuja. EN ABSOLUTO.

Me refiero a que busquéis el equilibrio. Correr como una cabra durante 6 horas al día puede no ser beneficioso, ya que si no sabe desconectar y encima hay una sobre estimulación difícilmente va a poder relajarse durante el día.

Combina los paseos según como te vaya mejor, por ejemplo:

  • Mañana: paseo por el monte. Actividad, entrenar, jugar…
  • Mediodía: paseo de relax. Tomar el sol, apreciar la tranquilidad de esas horas…
  • Tarde-noche: paseo por ciudad/pueblo para seguir socializando pero sin prisas.

Tener unas rutinas de lo que se hará en los paseos, dará mucha previsibilidad al perro y por tanto podrá regular mejor su actividad en casa. No tendrá que estar pendiente de cuándo se hace el paseo intenso o cuándo no.

En resumen,

Conoce muy bien a tu compi para poder adaptarte y que ambos seáis la mejor versión como equipo.

Escucha todos los consejos pero analízalos en tu situación particular. No todo es para todos.

Espero que te haya sido útil y te haya ayudado a mejorar vuestra calidad de vida.

¡Hasta la próxima!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro