¿Macho o hembra?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Seguro que alguna vez te ha surgido la duda de qué es mejor, adoptar un macho o una hembra. ¿A que sí? ¿Llegaste a alguna conclusión?

En este post voy a intentar marcarte algunas diferencias, aunque ya te adelanto que no es todo blanco o negro…

Un perro

Antes de nada, debe quedar clara una cosa: SON PERROS. Es decir, las necesidades básicas de un perro van a ser las mismas (alimentación, salud, descanso, paseos, estimulación física y mental…) independientemente de si es macho o hembra. Puede parecer obvio, pero aún a veces hay que recordarlo…

“Las hembras son más tranquilas”

Muy probablemente esta frase venga de alguien que haya convivido con un macho entero y hembras también enteras a su alrededor. Obviamente, ante un instinto tan primario como el sexual es normal que se nos escape de las manos poder controlar eso. Pero igual que otros instintos como la caza o la territorialidad que no tienen nada que ver con el sexo del animal.

Pero lo mismo pasará si tenemos una hembra entera. Los machos se acercarán sin parar y tendremos que andar con muchísimo ojo para que no haya accidentes. Así que, qué es mejor, ¿un macho que se escapa en busca de hembras o una hembra que busca esas interacciones con los machos?

¿Ves por dónde voy? Ya bien sea macho o hembra, habrá que andar con ojo.

Por eso, para ambas partes, lo más recomendable es vigilar en las semanas de celo de la hembra y evitar los accidentes. Porque recordad, la responsabilidad es de ambos: guías de machos y hembras.

“Las hembras tienen más problemas de salud”

Esto en parte podría ser cierto. No podemos comparar el aparato reproductor de machos y hembras. Es mucho más complejo en hembras, y por eso las probabilidades de complicaciones aumenta.

Pero, volviendo a lo de antes. ¿Es eso un motivo para no querer adoptar una hembra?

Hoy en día hay medicación y tratamiento para casi todo y con unas buenas revisiones e ir observando que todo esté bien no tiene que pasar nada grave. Al final, si algo tiene que pasar, pasará, tanto si es una hembra como un macho. Es como no querer salir a la calle por si me cae encima una maceta. No podríamos salir nunca ¿no?

“Los machos son más fáciles de enseñar”

También se dice que las hembras son más tozudas, más resabiadas o más agresivas. Sobre esto último, sí hay estudios que dicen que las mordeduras de las hembras pueden ser más fuertes que las de machos. Pero por supuesto, ante una perra con conductas agresivas se debe haber informado antes de la adopción y querer trabajar con un educador sobre ello. Exactamente igual que si pasara con un macho. Aquí decidirse por una hembra o macho, vendría definido por el problema de conducta y no por el sexo.

El celo de la hembra

Algo que también suele echar para atrás es el hecho de que haya que pasar por los ciclos de celo de la hembra.

No es tan dramático como parece, la perra a priori está igual. Cambia su actitud hacia los perros, pero lo demás sigue “igual”.

El sangrado no es abundante y es fácilmente controlable. Mancha unos días concretos y con una braguitas aptas para perro se evita tener que lavar todos los textiles de casa.

En lo que sí habrá que tener cuidado es en los paseos o encuentros con machos enteros para evitar accidentes.

En resumen,

Tener un macho o hembra no es significativo de evitar ciertos problemas o no. Aspectos tan físicos como el celo, sí. Pero no es tan engorroso como parece.

Es como decirle a unos padres si prefieren tener un hijo o una hija. Lo más seguro es que les de exactamente igual, aunque por supuesto puede haber preferencias, pero ya por gustos personales.

En lugar de pensar solo en macho o hembra o en la estética del perro, habría que fijarse en el carácter, sus necesidades particulares, sus posibles problemas de conducta, etc. y si podremos cubrir todo eso.

¿Qué conclusión te llevas de este post? ¿Te lo pensaste a la hora de incorporar a tu compi a casa?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro