Esterilización y castración

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


¿Sabes las diferencias entre castrar y esterilizar? A veces ni si quiera sabemos cuál es el procedimiento que le han hecho a nuestro propio animal.

Castrar o esterilizar son intervenciones distintas que también tienen consecuencias diferentes en la salud y el comportamiento. Ambas técnicas dan como resultado la infertilidad, y por tanto evitar las camadas indeseadas.

En este post no voy a hablar sobre si es recomendable o no ni qué método es “mejor o peor”. El objetivo es que entiendas las diferencias.

Esterilización

No se retiran los órganos sexuales, se cortan o queman los conductos evitando así la fecundación (hembras) o la salida de los espermatozoides (machos).

Las hormonas sexuales siguen produciéndose, por lo que la hembra seguirá teniendo el celo y los machos seguirán sintiéndose atraídos por las hembras en celo.

Al mantener las hormonas sexuales intactas, no hay cambios en la conducta del perro.

Las intervenciones en las que se realiza una esterilización son:

  • Vasectomía (machos).
  • Ligadura de trompas (hembras).
  • Histerectomía (hembras). Retirada del útero, no de los ovarios

Castración

Se retiran los órganos sexuales y por tanto las hormonas dejan de producirse. En estos casos sí hay cambios en la conducta del perro, sobre todo en cuanto a comportamientos relacionados con el instinto sexual.

Las intervenciones en las que se realiza la castración son:

  • Orquiectomía (machos). Retirada de los testículos. Es el procedimiento más común.
  • Ovarioctemía (hembras). Retirada de los ovarios.
  • Ovario-histerectomía (hembras). Retirada de ovarios y útero. Es el procedimiento más común.

Cambios de conducta

La retirada de órganos en machos tendrá cambios en la conducta como:

  • Monta (con objetivo sexual).
  • Marcajes de orina. No quiere decir que se eliminen, pero sí pueden disminuir notablemente.
  • Vagabundeo en busca de hembras. Se podrán evitar escapes.
  • Ciertos tipos de agresividad pueden disminuir o desaparecer. Sobre todo aquellas relacionadas con la lucha con demás machos por conseguir realizar la monta.
  • Ansiedades, miedos y fobias suelen aumentar. Al retirar la testosterona el animal es mucho más susceptible a la inseguridad. Machos con carácter miedoso no es recomendable castrar si no es estrictamente necesario por otras causas.

La retirada de órganos en hembras y cómo afecta a la conducta no está tan estudiada como en machos, pero sí se sabe que:

  • Posibilidad de embarazos y pseudo-gestaciones nula.
  • Ciertos tipos de agresividad pueden aumentar o aparecer. Al eliminar las hormonas femeninas (estrógenos, progesterona…) y aumentar la testosterona, se ha demostrado que hembras con tendencia a conductas agresivas suelen agudizarlo más.
  • También podrían aparecer problemas relacionadas con el miedo, la excitación o la hiperactividad. Esto es debido al desequilibrio hormonal.

Castración química

Hace ya un tiempo que se habla de la castración química. Es un procedimiento relativamente nuevo y que sigue en estudio.

Consiste en inhibir determinadas hormonas sexuales mediante unas inyecciones. Es un proceso reversible y que puede servir para ver cuáles serían los efectos de una castración definitiva. Suele tener una duración de 6 meses, después hay que volver a poner la inyección.

En machos está habiendo muy buenos resultados, mientras que en hembras aún no se han hecho suficientes testajes. Sigue en estudio.

En resumen,

Recuerda que los efectos de la castración o esterilización empezaran a hacer efecto alrededor de los 3 meses.

Escoger un tipo de método/intervención u otro, dependerá de las prioridades que haya en cada caso y del motivo de realizar la intervanción.

Espero que te haya resultado útil y hayas aprendido algo nuevo. ¡Hasta la próxima!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro