pelota

La pelota

¿Juegas a la pelota con tu perro? ¿Qué relación dirías que tiene con ella? ¿Buena o mala? ¿O no lo sabrías decir?

Hay un gran debate y un gran número de opiniones sobre si jugar con la pelota es beneficioso o no.

La caza

El típico juego de: lanzar – perseguir – traer, simula unos patrones de caza que ya bien podrían ser reales. Simplemente que es un fragmento de la secuencia de cazar y que además nunca tiene un final.

Todo eso sumado al ejercicio físico y mental que requiere tiene todas las papeletas para convertirse en una obsesión. Ya que todo el tiempo hace lo mismo, sin tener prácticamente que pensar. Lo hace forma automática.

Además al perseguir a través de la vista (perseguirlo según va cayendo al suelo) en lugar de por el olfato el nivel de estimulación mental es prácticamente nulo.

Efectos

Muchas veces el objetivo de este tipo de juego es que el perro se canse, pero ¿a que te ha pasado de llegar a casa y que el perro esté igual o más activo que antes?

Esto suele ser por que ese tipo de juego es totalmente activo físicamente y lo que conseguimos es tener un perro cada vez más atlético que se recupera muy rápido del ejercicio y vuelve a demandar más. Ya que mentalmente no hay un descanso ni una pausa.

Por otro lado está todo lo que el perro deja de hacer por estar pendiente todo el tiempo de la pelota. Deja de relacionarse con perros y/o personas, con el entorno (explorar, olfatear…),no hace sus necesidades, no descansa, etc. Cosa que iría en contra de su bienestar emocional. Se convierten en perros obsesionados que si no tienen la pelota no saben qué hacer.

Dejan de socializar y cubrir necesidades básicas de los perros como relacionarse con sus congéneres y pueden acabar apareciendo algunos problemas de conducta.

Por supuesto, una obsesión implica un estado emocional muy elevado. Por eso muchas veces se ven perros que se pelean por ese recurso o que no dejan que nadie más juegue o se acerque a ellos cuando antes no tenían ese problema.

Entonces, ¿la pelota es perjudicial?

Sí y no. Como siempre: EQUILIBRIO.

Hay que saber cómo es nuestro perro y hasta dónde podemos llegar. Habrá perros que ese tipo de juego no les ayudará a que los paseos mejoren y habrá a otros que les irá bien para motivarse y hacer un poco de ejercicio.

La pelota puede ser un juguete que ayude a motivar al perro y a reforzar conductas que deseamos que se mantengan, pero hay que saber cuándo y cómo usarla.

No quiere decir que perros con tendencia a obsesionarse con que le tiren cosas no puedan jugar con una pelota (o cualquier cosa que se pueda lanzar). Simplemente habrá que trabajar mucho unas bases como el autocontrol, un on-off y una buena gestión de la frustración e impulsos.

Ejemplos

  • Antes de lanzar la pelota podemos pedir conductas de obediencia para que activen esa parte racional y no tan impulsiva. De esta forma potenciaremos la escucha y evitaremos que el perro entre en ese bucle.
  • En lugar de potenciar la vista lanzando la pelota sin más. Podemos potenciar el olfato para que al perro le requiera más esfuerzo mental y se enriquezca más. Dejándola escondida entre arbustos o en lugares que el perro no vea al instante.
  • Se debería trabajar siempre una palabra de inicio (on) y una de final (off). Para que el perro sepa cuando empieza y cuándo acaba ese tipo de juego. Sobre todo para que acepte el final y después siga «siendo perro» y no siga pidiendo la pelota como un loco.
  • Y por supuesto, hay que entender que la pelota no es el único juego que existe. Se pueden hacer muchas más cosas con nuestros perros. Olfateos, hacer actividades juntos (deporte, excursiones…), ir a actividades en grupo, jugar con el mordedor, entrenar…

En resumen,

La pelota es una herramienta más. No porque sea un juguete hay que utilizarla sin pensar en las consecuencias.

Todo bien estructurado y estudiado previamente puede ser un recurso muy bueno para mejorar la calidad de vida de ambos.

Espero que te haya resultado interesante y ¡hasta la próxima!

COMPARTE :

Twitter
Telegram
WhatsApp

10 Claves para vivir mejor con tu perro, conectando hasta la esencia

Las 10 Claves para vivir con tu perro conectando hasta la Esencia, teniendo la vida que realmente queréis.

Te puede interesar

Cómo te puedo ayudar

>