¿Tienen memoria los perros?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Por supuesto, pero no el mismo tipo de memoria que tenemos los humanos. Está enfocada a priorizar aspectos diferentes a los nuestros.

No recordarán el paseo de ayer, ni el plato de comida que comieron ayer. Esto es porque no tienen un tipo de memoria conocida como “memoria episódica”, que a ti, como humano, te genera esa sensación vivencial.

Se suele decir que los perros viven el presente. En parte sí. Actúan según les nace en ese momento, sin pensar en segundas intenciones. Pero es cierto, que muchas veces hacen cosas con la finalidad de conseguir o evitar determinadas situaciones.

Rascarte con la pata para conseguir mimos.

Estirarte de la correa cuando quiere llegar a algo que le llama la atención.

Esto demuestra que tienen la capacidad de predecir escenarios futuros. Han asociado determinados comportamientos con situaciones agradables o no. Es decir, tienen una memoria asociativa.

Si tu perro se ha mareado en el coche, la próxima vez, seguramente empiece a salivar mucho antes o a mostrar algún síntoma de ansiedad.

La memoria es esencial para la supervivencia, sino el aprendizaje sería muy difícil. Sin embargo, la memoria de los perros es mucho más limitada, recuerdan lo relevante para su bienestar y supervivencia.

Memoria asociativa

Los perros tienen memoria asociativa, es decir, asocian ciertos objetos, lugares, personas… con determinados eventos agradables o no y los convierten en una especie de recuerdos.

Por ejemplo, si tu perro se cae por el balcón seguramente no querrá acercarse más o le costará mucho hacerlo. No lo hará porque recuerde el momento de la caída en si, sino porque habrá asociado ese lugar con dolor, miedo…

Si no hay ninguna asociación de importancia, lo más seguro es que olviden ese suceso en cuestión de segundos o minutos.

Si tu perro hace sus necesidades por casa, no asociará que eso no te gusta a menos que le pilles en el momento exacto en el que está ocurriendo. Reñirle al llegar a casa no tendrá ningún efecto ya que no recordaran lo que han hecho.

Memoria a corto plazo

El presente. Ante determinada situación actúan y reaccionan con un comportamiento determinado que no tiene porque ser almacenado a largo plazo. Eso no significa que si la situación se repite frecuentemente y tengan necesidad de “sobrevivir” ese comportamiento quede grabado.

Por eso siempre recalcamos la importancia de reforzar o castigar los comportamientos en el momento en el que ocurren. Con apenas segundos de diferencia. Sino probablemente sea en vano.

La memoria a corto plazo es muy selectiva. No suelen recordar detalles (como los humanos) solo lo más relevante. En cambio si se trata de alimentarse o protegerse, es decir, supervivencia, cobra mucha más importancia y se almacena en la memoria a largo plazo.

Les es mucho más fácil fijar recuerdos relacionados con la supervivencia y el bienestar.

Memoria olfativa

Gracias a su capacidad tan elevada, son capaces de asociar miles de olores y hacer mapas olfativos de casi todo.

Los humanos vemos el lugar y creamos un mapa mental del entorno. Ellos no solo crea un mapa mental sino también olfativo, lo que les facilita una gran cantidad de detalles imprescindibles para ellos.

Conclusión

La memoria del perro es bastante distinta a la nuestra, da prioridad a unas cosas y pasa por alto muchas otras. Pero… ¿a que tu perro está totalmente adaptado a ti y el entorno donde vive?

¿Qué es lo que a tu perro no se le olvida nunca? ¿Y lo que se le olvida siempre…? Jiji

Espero que te haya servido para entender mejor como relacionarte con tu perro y facilitar la comunicación mutua.

¡Hasta la semana que viene!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro