El frío y tu perro

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Con la llegada del frío seguro que has vuelto a modificar los horarios de paseos o al menos las actividades que haces en ellos. Los días son más cortos y quizás a tu perro y a ti os afecta más el frío.

Atención a:

Hay grupos de perros a los que las bajas temperaturas les pueden afectar más. Y hay que tenerlo en cuenta a la hora de las salidas o excursiones que planees.

  • Cachorros y seniors. Las dos edades extremas. Les cuesta más regular su temperatura y pueden ser más dados a coger resfriados o resentirse en cuanto a salud. Es importante protegerlos con abrigos o evitando las horas de más frío.
  • Perros pequeños. Pierden el calor mucho más rápido, por lo que es normal que empiecen a temblar a la mínima.
  • Razas de poco pelo o muy corto. Al no tener esa capa protectora frente a agentes externos también pierden la temperatura más rápido.
  • Perros con enfermedades o lesiones. Están más delicados y las bajas temperaturas o la húmedad podrían acentuar sus patologías.

Entorno

A primera hora de la mañana puede haber heladas en algunas zonas del suelo. Intenta evitarlas, ya que podrían quemarse las almohadillas, irritarse o hacerse heridas. Además de que ambos podríais resbalar.

Para temperaturas extremas (nieve, alta montaña, etc.) también puedes hacer uso de botitas para evitar esas heridas o irritaciones y antes y después aplicar crema hidratante para evitar grietas y mantener las almohadillas bien cuidadas.

Aprovecha mucho los rayos de sol de media mañana o mediodía. La falta de sol en esta época del año puede afectar a la conducta tanto tuya como de tu compi. Aprovecha esos momentos para relajarte junto a tu perro y trabajar la calma. Ambos lo agradeceréis.

Al hacerse los días más cortos, es habitual que los paseos de la tarde sean ya de noche. La oscuridad y el frío pueden hacer que tu perro esté más alerta o tenso, y por tanto más susceptible a estímulos nuevos o sorpresivos. Intenta adaptar esos paseos y dale mucha caña a ejercicios que fomenten la seguridad en sí mismo y la confianza contigo. De esta forma los paseos nocturnos serán también de mucha más calidad.

Material

Todas aquellas herramientas que uses en esta época es importante que la positivices igual que todas las demás (collar, bozal, arnés…). Si llevar un abrigo o un chubasquero es sinónimo de incomodidad, inhibición, molestia, dolor… hará que el paseo sea frío y a la vez incómodo. Se trata de adaptar a nuestro perro a todas las épocas del año con lo que eso conlleve.

Habrá perros más sensibles que otros a ponerse abrigos o botas, pero se trata de ser constante e ir al ritmo que marque el perro.

Todo el material que necesites debe ser adecuado al tamaño y necesidad que tenga tu perro. Busca que no haga rozaduras, que se ajuste bien y que permita a tu perro moverse con normalidad. Prioriza la funcionalidad a la estética.

En resumen,

El frío no tiene que significar dar paseos más cortos ni dejar de hacer salidas. Simplemente se trata de adaptarse y buscar las horas más adecuadas para ambos.

Recuerda que los perros necesitan seguir haciendo ejercicio físico durante todo el año para cubrir bien sus necesidades.

¿Qué te ha parecido? ¿Cómo lleva el frío tu compi? ¡Te leo!

¡Hasta la próxima!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro