Añadir otro perro a la familia

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Seguro que en algún momento te has planteado incorporar otro perro a la familia. Y quizás ya lo hayas llevado a cabo o estés a punto.

En este post quiero darte algunos consejos y dejarte algunas reflexiones para que después no se convierta en una situación límite para todos los miembros de la casa.

Atención al individuo

Debes entender que cada perro, igual que cada persona, tendrá unas necesidades distintas. Más aún si son de edades y/o razas diferentes.

Por tanto todas las actividades que hagas tendrás que modificarlas o añadir nuevas a tu repertorio de paseos diarios/semanales.

En casa quizás también tengas que hacer algunos cambios, por ejemplo poner cosas en alto si vas a traer un cachorro o habilitar rampas y zonas mullidas si vas a tener un perro senior.

La familia

No solo hay que tener en cuenta a los demás perros de casa, también a los miembros humanos. Para empezar debe haber una decisión común.

Deben quedar claras las responsabilidades de cada uno y cumplirlas. Y no solo me refiero a quien paseará con el perro o quién le dará la comida. También a quién/es se encargaran de los gastos económicos, de su educación, etc.

Una vez hablado, habrá que poner encima de la mesa todo aquello que cambiará en la casa con la llegada del nuevo animal. Rutinas, gastos, educación, posibilidad de conflictos, espacio, tiempo de dedicación a cada animal, etc. Y valorar si se van a poder asumir y si se va a saber cómo.

Una vez llegue el perro a casa todo debe estar decidido y preparado para que no surjan problemas/conflictos derivados de una mala organización humana.

Edades de los perros

Si te estás planteando incorporar a un perro con una edad muy separada a la del perro/s que ya haya en casa tienes que tener bastantes puntos a tener en cuenta, te los explicaré más abajo.

A veces no será recomendable hacer esa combinación de edades. Ya que el perro mayor podría agobiarse y afectar en su salud y el pequeño podría también agobiarse por no poder jugar/interactuar casi nunca con el compañero de vida que tiene.

No quiere decir que no se pueda hacer esta adaptación, pero sí se debe tener especial cuidado en que ambos obtengan el bienestar que merecen.

Recuerda:

  • El perro mayor necesita mucho descanso tranquilo. Es decir, en soledad o sin el cachorro molestándole alrededor. También necesita poder “librarse” de él en algunos momentos del día para poder despejar su mente y relajarse como solía hacer.
  • El cachorro también necesita descansar mucho, por eso es conveniente que estén a ratos separados. Porque ya sabemos que los cachorros no tienen fin 🙂
  • No olvides las necesidades básicas del cachorro: socialización, bases de educación, buenos paseos, juego con perros y personas, etc. Dedica buena parte del día a ello.
  • No descuides a ninguno de tus animales. Dar paseos solo con ese perro o pasar ratos a solas con cada uno ayudará mucho a favorecer un equilibro en la convivencia.
  • Aprende. La formación es clave. Debes conocer muy bien al perro que ya hay en casa y esforzarte mucho por entender al nuevo. El lenguaje canino es base en las nuevas convivencias, y por supuesto, pide ayuda a profesionales antes de que surjan los problemas. Mejor prevenir que curar.

“Adopta otro perro para ayudar al tuyo”

Es una de las frases estrella y motivos por los que mucha gente adopta un segundo, tercer… perro.

Si ya tienes un perro con determinados problemas de conducta que aún no están resueltos o controlados, no están en terapia, no sabes tan siquiera porque pasan, etc. Es decir, no tienes ese problema controlado no tiene sentido meter a un perro desconocido que quizás también podría tener sus cositas a trabajar.

Se te duplica el trabajo y además puden ir a más los problemas de cada uno, por lo que tú te empezarías a sentir más frustrada y con menos motivación por seguir trabajándolo.

Antes de incorporar otro animal en casa deberemos ver cómo es nuestro perro y si lo podrá asumir bien.

En resumen,

Te animo a que reflexiones antes de tomar esa decisión tan importante. Sé más racional y objetiva y no tan emocional e impulsiva. De verdad, que te ayudará mucho a evitar quebraderos de cabeza en un futuro.

Si ahora no es el momento, no te frustres. Ya llegará el momento adecuado.

¿Qué te ha parecido? ¿Tienes más de un perro? ¿Qué tal la convivencia?

¡Hasta la próxima!

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro