Enriquecimiento Ambiental: más ideas para hacer en casa

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


Días 6, 7 y 8 del Reto 30 Días de Enriquecimiento Ambiental

¡Año nuevo, retos nuevos!

Hoy vamos con 3 retos seguidos… ¿Te apetecen? 

¡Empezamos!

Las brochetas de verduras

Sí,  tal y como dice el nombre, haremos unos pinchitos de fruta, verdura y carne (o lo que le guste a nuestro perro). 

Cortaremos trocitos de comida y llenaremos las brochetas. Para que sea más divertido podemos esconderlas por casa o colgarlas con cuerda de los muebles.

La idea es que se las ingenien para sacar la comida del palito, cuanto más dura sea la comida más difícil les será.

Es MUY importante que si nuestro perro tiene tendencia a comerse cosas que no son comida o es muy bruto, o bien supervisemos en TODO  momento o no hagamos esta actividad con él. 

Desenvolver regalos

Desenvolver cajas y objetos en los que haya un premio molón dentro puede ser de lo más motivador.

Envolvemos cajas de cartón como si de un regalo se tratase. Dentro de ellas podemos arrugar papel de periódico o de regalo con premios dentro para incitar más a la búsqueda.

Una vez hecho, se lo damos al perro y dejamos que busque la manera de abrirlo.

Cada uno optará por una estrategia u otra: destruirlo a lo bruto, morder poco a poco el papel, rascar con las patas… Todas son más que válidas.

Es importante que, como todo, lo adaptes al ritmo y nivel de tu perro. Si nunca lo ha hecho, quizás no se lo vamos a envolver sino que le vamos a simplemente poner la tapa a la caja. Se trata de que piensen pero no que se frustren.

También debe ser una actividad supervisada para evitar que ingieran papel o se puedan hacer daño.

Reaprovechar libros y revistas

¿Alguna vez te has planteado todo el espacio y polvo que cogen los libros, sobre todo aquellos que jamás de los jamases nos volveremos a leer, o ni tan solo hemos acabado de leernos?

¡Aquí tienes una opción tan válida como otra!

Coge un libro o revista (a más grueso, más espacio tendrás).

Coge unas tijeras, deshazte del miedo a cortar un libro y… Empieza a hacer agujeros en las páginas!

En ellos pondremos premios muy suculentos.

Una vez hayas montado el tinglado, cierra el libro y preséntaselo a tu perro.

¿Qué hace?

Es posible que coja el libro, lo sacuda y la mayoría de comida caiga, pero para eso habrás puesto algunos premios bien escondidos entre las páginas.

Si el libro no queda destruido completamente lo podemos utilizar en otra ocasión, sino aprovecharemos las páginas para hacer bolas en otro juego.

¡Y hasta aquí los retos de hoy!

Recuerda: cada perro es un mundo, adáptate al ritmo de tu compi y no quieras correr. Es un juego, no una competición. 

Si quieres seguir el reto en redes sociales utiliza el hashtag #RETO30DEA.

Te veo por allí.

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro