Autocontrol en los paseos II

¿Cómo son los paseos con tu compi perruno?

¿Hay momentos en los que sientes que se te escapa de las manos?

«Cuando quiere llegar a algo o alguien»

«Cuando ve que vais en dirección parque, playa, monte…»

«Cuando no consigue coger ese trozo de bocadillo del suelo»

«El momento de salir es el más estresante para ambos»

Quizás esas sean las situaciones en las que más personas sentís que perdéis el control de la situación.

Por eso en este post quiero hablarte de uno de los fundamentos clave. EL AUTOCONTROL.

El autocontrol

Es la capacidad de gestionar los impulsos y deseos por decisión del propio individuo. Sin que nada ni nadie externo intervenga.

Es lo contrario al control. En el que somos nosotros quienes indicamos al perro qué hacer y qué no.

Te pongo unos ejemplos:

El perro ve que hay comida en la mesa pero no la coge >> autocontrol. Nadie le dice nada, la tiene a disposición y si quisiera podría saltar y robarla, pero ha decidido no hacerlo.

El perro ve que hay comida en la mesa, le dices que «no» y no la coge >> control. Aquí tú has intervenido y le has dicho qué es lo que no debe hacer.

¿Ves la diferencia?

Tanto el control como el autocontrol son necesarios. Habrá situaciones en las que no podremos esperar a que el perro decida, tendremos que intervenir sí o sí. Sobre todo cuando se trata de seguridad.

Pero es genial darle mucha caña al autocontrol, ya que todo lo que el individuo aprende por sí solo queda mucho mejor afianzado a nivel de aprendizaje. Igual que cuando tu madre te decía que no hicieras aquello porque te iba a salir mal pero lo hacías igual. Y cuando lo hacías y realmente te salía mal era cuando mejor lo aprendías. ¿Te suena? Jeje.

Y… ¿cómo lo trabajamos?

Por supuesto, antes de querer aplicarlo en las situaciones problema que se te presenten tienes que asgurarte de que realmente tu perro está entendiendo lo que le estás pidiendo.

Por eso es más que recomendable iniciarse con ejercicios de autocontrol básicos para que el perro tenga un bagaje en su aprendizaje. Por ejemplo:

  • Autocontrol con comida en la mano (distintos niveles). Seguro que los habéis muchas veces por nuestras redes y casi todos los perros son unos cracks! Es un tipo de ejercicio que una vez lo entienden es un flipe.
  • Autocontrol con comida en el suelo (distintos niveles). Vendría a ser igual que el anterior punto pero con la comida en el suelo. Es algo que puede que cueste más a algunos perros, ya que todo lo que suele estar en el suelo es mucho más fácil de coger.
  • Autocontrol con juguetes. Que el perro sea capaz de tener delante juguetes sin estar como loco insistiendo en que se lo des o juegues con él es algo fundamental. Sobre todo para aquellos que tienden a obsesionarse, ser impulsivos o no saber aceptar una finalización del juego.

Es muy importante no quedarse en este punto estancado. Hacer estos ejercicios es genial, pero hay que poder avanzarlos y traspasarlos a la vida real. Que formen parte de la manera de relacionarse con el entorno.

  • Para llegar a X lugar premiaremos y buscaremos la calma y estabilidad antes de dejar acceder a ese lugar. En fases iniciales es importante hacerlo en una situación menos difícil de gestionar para el perro y poco a poco ir aumentando la dificultad.
  • En momentos de alta excitación intentaremos no reforzar esas conductas. El hecho de decirle que pare o llamarlo constantemente ya puede estar siendo un refuerzo. Podemos pedir conductas incompatibles como por ejemplo un sentado, que puede ser incompatible con estar saltando, tirando o estar ansioso.
  • Entrenar en lugar de evitar. Las cosa se aprenden exponiéndose a ellas. Siempre de manera controlada y sabiendo qué vas a hacer, pero si siempre evitas el problema en lugar de trabajarlo estarás poniendo parches en lugar de una solución.

No olvides

Cuando tu perro esté haciendolo bien por iniciativa propia también tienes que premiar. Solemos centrarnos en querer corregir el problema y después premiar si ha ido bien, pero no siempre se tiene que dar el problema para tener que premiar.

Por ejemplo, si tu perro no está tirando de la correa prémiale. No esperes a que quiera llegar a un sitio y tire para pedirle que deje de hacerlo y después premiar. ¿Me explico?

En resumen,

Daos mucha caña y trabajad siempre desde las bases. Sin unas buenas bases que sustenten el aprendizaje no se conseguirán éxitos a largo plazo.

Nadie dijo que educar a un perro fuese fácil ¿no?

Espero que te haya ayudado y te hayas motivado para seguir entrenando.

¡Hasta la semana que viene!

COMPARTE :

Twitter
Telegram
WhatsApp

10 Claves para vivir mejor con tu perro, conectando hasta la esencia

Las 10 Claves para vivir con tu perro conectando hasta la Esencia, teniendo la vida que realmente queréis.

Te puede interesar

Cómo te puedo ayudar

>