¿Podemos estar enamorados de nuestros perros y gatos?

¿Qué opinas?

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro


A menudo hay personas que dicen que quieren más a su perro o su gato que a cualquier otra persona.

¿Tiene esto explicación?

¿Se ha de considerar patológico?

Pues de este tema, entre otros, se ocupa la Antrozoología, la ciencia que estudia el vínculo humano-animal.

¿Y qué es lo que nos dice la Antrozoología del enamoramiento hacia nuestros perros y gatos?

Pues, que sí, que tenemos reacciones en nuestro cuerpo que nos muestran amor hacia nuestros animales de compañía. 

La responsable del enamoramiento

La clave de todo esto es una hormona llamada oxitocina, que a menudo recibe el título de la “hormona del amor”.

¿Por qué?

La oxitocina es la hormona que liberamos cuando estamos con al persona amada, tenemos lo que se llamaría un “subidón de oxitocina”.

También es la hormona que se libera en las madres mamíferas justo antes del parto, para inducirlo y que llegue el querido niño fácilmente. 

Y, ¿qué pasa con la oxitocina cuando entramos en contacto con nuestros perros y gatos?

Pues… También tenemos un “subidón” de oxitocina.

Así que podemos decir que nuestros animales de compañía, neurofisiológicamente, nos provocan amor.

¿Cómo funciona este proceso?

En el caso de los perros, llegamos a tal punto de conexión entre las dos especies, la humana y la canina, que con sólo mirarnos a los ojos, un perro y una persona que están previamente vinculados, ya tienen una liberación recíproca de oxitocina, entrando en un bucle entre los dos de “subidón” de la hormona del amor.

Y en el caso de los gatos, la relación funciona de forma algo diferente.

De hecho, un estudio reciente demostró que sólo 4 de cada 10 gatos mostraban alguna reacción de incremento de oxitocina al entrar en contacto con su persona de referencia.

Y además, esa subida de oxitocina, en el mejor de los casos, era sólo una quinta parte de la subida de oxitocina de cualquier perro que entrara en contacto con el humano vinculado.

¿Entonces qué?

Aún quedan muchas incógnitas por resolver en la relación que tenemos con nuestros perros y gatos.

Quizá nos llevemos alguna sorpresa más adelante, ya que hasta hace muy pocos años se creía que ningún gato se vinculaba de esta manera.

En conclusión, SÍ, podemos decir científicamente que sentimos amor del verdadero, del neurofisiológico, por nuestros animales, aunque ese amor no siempre sea correspondido.

Así que… ¡A celebrar el San Valentín con tus compis perrunos y gatunos!

Este artículo ha sido escrito en colaboración con la Dra. Paula Calvo, Doctora en Antrozoología.

Paula es una crack en todo lo relativo al estudio de esta ciencia, ya hace 10 años que nos conocemos y estamos colaborando en cosillas muy diversas así que, por qué no, hemos pensado en sacar esta serie de posts sobre el vínculo, que creemos que pueden servirte muchísimo.

Si quieres saber más de Paula, puedes conocerla en su web antrozoologia.com. Donde, por cierto, ¡también me encontrarás a mí por allí! 😛

Consigue la guía con las 5 Claves para Revolucionar los Paseos con tu perro